Rescisión y resolución de los contratos: Diferencias y similitudes

0
4716
Sumario: 1. Introducción. 2. Rescisión contractual, 3. Casos de rescisión en el ordenamiento civil peruano, 4. Resolución contractual, 5. Casos de resolución en el ordenamiento civil peruano, 6. Similitudes y diferencias entre el remedio de la rescisión y el remedio de la resolución.

1. Introducción

Desde el análisis de la ineficacia contractual, la resolución y rescisión son remedios (entiéndase como aquellas soluciones que brinda el ordenamiento para poner fin a una patología contractual, ya sea en su origen o sobrevenida a su celebración) destinados a cesar los efectos del contrato, teniendo en consideración sus características y aplicación en cada caso en concreto. Sin embargo, es preciso conocer cuáles son sus diferencias para evitar la confusión entre estas dos figuras reguladas en el ordenamiento civil. Revisemos brevemente la naturaleza, características y la base legal de cada remedio jurídico.

Lea también: La clasificación de los daños en la responsabilidad civil.

2. Rescisión contractual

Sobre los efectos de la rescisión es importante señalar que el artículo 1370 del Código Civil[1] dispone que cesen los efectos del contrato por causal existente en el momento de su celebración, no invalidando el contrato per se:

Artículo 1370° del Código Civil.- La rescisión deja sin efecto un contrato por causal existente al momento de celebrarlo.

Bajo esta premisa, un contrato rescindido se celebró válidamente, es decir, sin vicio de nulidad, pero queda sin efecto, debido a un vicio de ineficacia en su elaboración. La importancia de esta situación es que el contrato rescindible surte efectos provisionalmente, pero sujeto a declaración judicial de ineficacia a causa de su irregularidad. Esto quiere decir, que mediante sentencia judicial se deja sin efecto un contrato válido por causal existente al momento de su celebración.

Aníbal Torres Vásquez señala que “la rescisión es el remedio que la ley prevé para tutelar la libertad contractual cuando se está en presencia de una situación de aprovechamiento de una de las partes contratantes, que determina que la otra asuma obligaciones en condiciones inicuas”.[2]

Lea también: A propósito del crédito, su tutela y los temas pendientes.

3. Casos de rescisión en el ordenamiento civil peruano

De acuerdo con el Código Civil, podemos encontrar estos supuestos:

a. La rescisión por lesión: Procede cuando en el momento de celebrarse el contrato existe una excesiva desproporción entre las prestaciones, de más de las dos quintas partes, siempre que la desproporción resulte del aprovechamiento por uno de los contratantes de la necesidad apremiante del otro.

b. La rescisión por venta de bien ajeno: El contrato se rescinde a solicitud del comprador cuando este no sabía que el bien no pertenecía al vendedor (arts. 1539 a 1541).

c. En la compraventa por extensión o cabida: La rescisión procede cuando entre la extensión o cabida señalada en el contrato y la extensión o cabida que realmente tiene el bien, existe una diferencia de más o de menos que supere el 10%. La acción compete únicamente al comprador (art. 1575).

Lea también: Casación 11026-2014, Piura: Personas jurídicas pueden adquirir bien por prescripción adquisitiva de dominio

4. Resolución contractual

En función a la lectura del artículo 1371 del Código Civil[3], la resolución deja sin efecto un contrato válido debido a una causal sobreviniente a su celebración. Messineo sostiene que la resolución pone fin al contrato y también a la relación obligatoria engendrada por el mismo.[4]

Lea también: Todo lo que debes saber sobre la posesión en el ordenamiento peruano (parte I)

5. Casos de resolución en el ordenamiento civil peruano

Dentro del bagaje de casos de resolución contractual podemos señalar los siguientes supuestos:

a. El hecho sobreviniente: Constituye el presupuesto para la resolución del contrato. Puede ser imputable a la otra parte (el incumplimiento) o ser extraña a la voluntad de ambas (caso fortuito o fuerza mayor). Su origen puede ser legal (la resolución por incumplimiento) o convencional (el mutuo disenso).

b. En la compraventa de bienes muebles no entregados al comprador: En este supuesto si el comprador no paga el precio u otorga la garantía ofrecida, el vendedor puede disponer del bien, quedando el contrato resuelto de pleno derecho (art. 1564)

c. El pacto de retroventa: Situación jurídica por la cual el vendedor adquiere el derecho de resolver unilateralmente el contrato, sin necesidad de decisión judicial (art. 1586), por negligencia en el cuidado del bien u otros que las propias partes establezcan [5].

6. Similitudes y diferencias entre el remedio de la rescisión y el remedio de la resolución

La rescisión deja sin efecto un contrato por causales existentes en el momento de su celebración. Esto quiere decir que a diferencia de la resolución, la rescisión afecta al contrato mismo, dejándolo sin efecto. José Castan señala que el efecto principal de la acción rescisoria es destruir las consecuencias del contrato, restituyendo las cosas al ser y estado que tenían cuando él se celebró.

Lea también: Todo lo que debes saber sobre la posesión en el ordenamiento peruano (parte II)

La rescisión y la resolución extinguen el contrato y las obligaciones nacidas de él, pero hay que distinguir los efectos que producen entre las partes contratantes y los efectos frente a terceros. Frente a estos últimos, la rescisión y la resolución del contrato no afectan los derechos adquiridos, sea su adquisición a título oneroso o gratuito.

Las diferencias más notorias según lo señalado líneas arriba son las siguientes:


Rescisión                                                    Resolución
La rescisión se declara por causal existente al momento de la celebración del contrato. La resolución se declara por causal sobreviniente al momento de la celebración del contrato.
La declaración de la rescisión es siempre judicial. La declaración de la resolución puede ser judicial o extrajudicial.
En la rescisión el contrato tiene un vicio de origen que no determina la nulidad o anulabilidad, pero que puede conducirlo a su disolución. En la resolución el contrato no adolece de ningún vicio en su origen que pueda destruir su existencia.
Las causales de rescisión están fijadas por la ley. Las causales de resolución pueden ser legales o convencionales.
La rescisión tiene efecto desde el momento de su celebración (ex tunc), es decir, tiene efecto retroactivo obligacional. La resolución tiene efecto irretroactivo (ex nunc)[6], es decir, el cese de los efectos se producen desde la causal sobreviniente y no hacía atrás.

 

Como se evidencia, tanto la rescisión como la resolución ponen fin a los efectos del contrato, pero tienen una serie de diferencias que permiten establecer cuando aplicamos cada remedio al caso en concreto.


[1] Decreto legislativo N° 295. Código Civil (1984).
[2] Torres Vásquez, Aníbal (2007). “Rescisión y resolución del contrato”. Lima: Consulta: 07 de marzo de 2017. Disponible aquí.
[3] Ibíd.
[4] Ibíd.
[5] Ibíd.
[6] Rioja, Alexander (2011). “La resolución contractual y otras resoluciones conexas”. Lima. Blog PUCP.  Consultado el 07 de marzo de 2017. Disponible aquí.