Problemas en la prisión preventiva, por Gonzalo del Río

0
1671
A modo de prólogo de su disertación, el expositor se refirió a una curiosa realidad. Hace veinte o treinta años, cuenta el doctor Del Río, la información escaseaba y los estudiantes buscaban la forma de agenciarse de esa información, situación distinta a lo que ocurre hoy con los jóvenes abogados, que habiendo más información de fácil acceso, leen menos (Captura: Youtube).

El doctor Gonzalo del Río Labarthe, el pasado 28 de setiembre, estuvo en la Cátedra de los Jueves, programa de capacitación permanente destinado a la exposición y debate de la reforma procesal penal peruana y de los delitos de su competencia, que lleva adelante la Sala Penal Nacional, en su afán por fomentar la discusión académica.

Lea también: Legis.pe y el CAL lanzan evento académico presencial y virtual sobre lavado de activo. ¡Inscríbete ya!

Lea también: Prórroga del plazo de prisión preventiva: una figura creada por el juez y destruida por él mismo. Un ensayo sobre la imposibilidad de fijación de plazo judicial

A modo de prólogo de su disertación dedicada a destacar algunos problemas en la prisión preventiva, el expositor se refirió a una curiosa realidad. Hace veinte o treinta años, cuenta el doctor Del Río, la información escaseaba y los estudiantes buscaban la forma de agenciarse de esa información, situación distinta a lo que ocurre hoy con los jóvenes abogados, que habiendo más información de fácil acceso, leen menos.

Lea también: Prolongación y adecuación de la prisión preventiva, por Gonzalo del Río Labarthe

A continuación les dejamos sus primeras palabras y, por supuesto, el vídeo completo de su exposición.

Estamos empezando a creer, de manera equivocada, creo yo, que hay una suerte de destrezas en materia de derecho procesal penal que pueden sustituir a las bases del derecho procesal penal, que estudiábamos cuando éramos jóvenes.

Yo ya salí del nivel de los jóvenes, ya cumplí cuarenta años. Hace veinte años empecé a practicar el derecho procesal penal, y los que tenemos esa edad podemos recordar que cuando había un libro que alguien traía de algún lugar (España, Italia o Alemania), más o menos íbamos como pirañitas, tomábamos el libro y lo fotocopiábamos en una pasta marrón y una verde […], cometíamos todos unos delitos de derechos de autor espantosos, porque no había otra forma de leer absolutamente nada en materia de derecho procesal penal. En penal había un poco más, y cuando digo más eran más libros de pasta verde y pasta marrón. A nadie le interesaba la lectura del derecho procesal penal.

Lea también: Justificación para hacer uso del plazo máximo de la prisión preventiva

Leíamos dos o tres libros, intentábamos recopilar información, pero éramos conscientes, los que hoy tenemos más de cuarenta años, de la necesidad de estudiar el derecho procesal penal a consciencia y entender los fundamentos del derecho procesal penal.

A mi la explosión esta —brutal voy a llamar— de internet me cogió en el doctorado, y yo en mi doctorado recuerdo que cuando veía todo lo que empezó a aparecer en internet (porque internet apareció más temprano, pero no con la cantidad de información que había) yo pensaba si era necesario irme a España para hacer una tesis doctoral, porque toda la información estaba en línea.

Lea también: Legis.pe y el CAL lanzan evento académico presencial y virtual sobre lavado de activo. ¡Inscríbete ya!

Curiosamente hoy que toda la información está en línea los jóvenes abogados, jóvenes valores, no leen. Es decir, ahora que hay más libros para leer no leen, sino que consideran que tres power point de destrezas para litigar pueden suplir toda una formación que es absolutamente imprescindible y necesaria.