Por primera vez un fiscal de Arequipa es nombrado Fiscal Adjunto Supremo

0
2088
Sandro Paredes Quiroz (Foto: El Pueblo).

Otra noticia gratificante para la comunidad jurídica arequipeña. La anterior, como ya lo saben, fue el caso del Sexto Juzgado de Trabajo Contencioso Administrativo de la Corte Superior de Justicia de Arequipa, que logró reducir a cero sus procesos pendientes de sentencia en el régimen pensionario y para personas mayores de 75 años; con lo cual obtuvo la más alta producción judicial al mes de agosto. Esta vez la noticia llega gracias al diario local mistiano El Pueblo. A continuación los hechos.


 

El magistrado Sandro Paredes juramentará la próxima semana como fiscal supremo en Lima. Llevó una serie de casos importantes. Sorteó amenazas de los investigados. Es capitán del Ejército y ahora aspira a ser fiscal supremo y, por qué no, a presidir la Fiscalía de la Nación.

El fiscal Sandro Paredes Quiroz no olvidará que una semana después de su cumpleaños 47, recibió el mejor regalo por sus méritos. El primero de setiembre, el Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) lo nombró como fiscal adjunto supremo, cargo al que por primera vez un fiscal de Arequipa accede por concurso.

La resolución oficial de nombramiento se publicó ayer. Es por ello que el magistrado, que tiene una trayectoria de 14 años en el Ministerio Público, deberá dejar el despacho de la Segunda Fiscalía Provincial Penal Corporativa, para que el miércoles siguiente tenga que juramentar su nuevo cargo ante el pleno del CNM en Lima.

La designación no le cayó del cielo ni lo encontró en alguna de sus rumas de expedientes, sino que fue el resultado de un proceso de selección que duró cerca de un año. En la convocatoria del CNM, realizada el 2015, se ofertó una plaza para fiscal adjunto al supremo y los primeros puestos quedaban en reserva para cuando se habilitarán otras vacantes.

Se presentaron alrededor de 15 fiscales, algunos de ellos con más años de experiencia, cuyos currículos incluso se presentaron en cajas por lo extensos. Paredes Quiroz no se amilanó porque también tenía experiencia y especializaciones; llevó doctorados en la Universidad de Salamanca y Complutense (España), entre otros. Así que tras pasar las exhaustivas pruebas escritas, psiquiátricas, psicológicas, entrevistas y curriculares, logró encabezar la lista de espera. No demoró mucho su designación.

La coordinadora superior de las fiscalías provinciales penales y mixtas de Arequipa, Miriam Herrera Velarde, resaltó dicho mérito obtenido en vista de que si antes algunos magistrados también ocuparon estos cargos, lo hicieron temporalmente.

Por último, nos quedamos con las palabras vertidas por el exitoso magistrado:

“Tengo solamente una meta en la vida, yo quiero ver a Dios y para eso tengo que ser honrado, honesto y trabajador. Si Dios me permite con eso ser fiscal supremo o fiscal de la Nación, en buena hora”.

Para más información les dejamos el linck del diario El Pueblo, donde se desarrolla con más amplitud la noticia.