Paul Johann Anselm von Feuerbach, autor de la máxima «nullum crimen, nulla poena sine praevia lege poenali»

0
1769

Un día como hoy, 14 de noviembre, nació Paul Johann Anselm von Feuerbach, el creador de la máxima «nullum crimen, nulla poena sine praevia lege poenali», y no hay mejor homenaje que destacar su noble legado al derecho penal.


 

El gran jurista y filósofo alemán, Paul Johann Anselm Ritter von Feuerbach, máximo representante de las teorías relativas de la pena (en especial de la teoría de la prevención general negativa) y eximio autor de la teoría de la coacción psicológica, nació en Hainichen el 14 de noviembre de 1775 y falleció en Fráncfort del Meno el 29 de mayo de 1833.

Lea también: La doctrina de la «actio libera in causa» y su aplicación en el derecho penal peruano

Se trata de uno de los más importantes promotores de la abolición de la esclavitud de su época, y nada menos que del autor del Código Penal de Baviera (1813), uno de los documentos prototipo más importantes dentro de los ordenamientos jurídicos, tanto europeos como latinoamericanos.

Fue, además, consejero jurídico, profesor universitario, asesor de la policía de Múnich, presidente de diversos Tribunales de Apelación y padre del afamado filósofo Ludwig y del prestigioso matemático Karl Wilhem.

Lea también: La determinación de la lesión dolosa, como delito o falta, le corresponde al legislador, no al operador jurídico

Cuenta Zaffaroni que Feuerbach, pensador influyente, a los veinticinco años ya había revolucionado todos los conceptos del derecho penal de su tiempo en los campos del derecho procesal penal, de la psicología criminal (teorías relativas de la pena), de la teoría del Estado y la filosofía del derecho (inmensa formación que influyó, sin dudas, en su hijo, que fue, también, filósofo).

Entre 1814 y 1817 fue vicepresidente del Tribunal de Apelación de Bamberg. Este último año comenzó a ejercer como presidente del Tribunal de Apelación de Ansbach, cargo en el que permanecería hasta su muerte.

Lea también: Diez cosas que debes saber de Claux Roxin y de su teoría del dominio de la voluntad en aparatos organizados de poder

Sus aportes al derecho penal

1. Teoría del impulso psíquico

La teoría del impulso psíquico o de la coaccion psicológica (psischische Zwang) es uno de sus principales contribuciones, según la cual el propio temor al castigo ha de ser suficiente para disuadir a los delincuentes en potencia.

Conjugó la abolición de la tortura y la esclavitud con el establecimiento de castigos ejemplarizantes y promovió la corrección de los abusos que se producían en los juicios penales mediante procedimientos públicos, para ejercer una coacción psicológica sobre el delincuente y evitar que le impusieran una pena como mera venganza.

Lea también: Pensamiento jurídico-penal en Nietzsche: la norma moral como fundamento de la norma penal

Sostuvo que el Estado, en tanto tiene la misión de evitar infracciones al ordenamiento jurídico, utiliza la coacción física y la amenaza psicológica (amenaza de sanción). Cuando falla la amenaza psicológica y se realiza el presupuesto de la norma penal, se aplica la coacción física que justifica la pena.

Su teoría del constreñimiento psicológico expone una concepción general preventiva; a la pena se le confiaba la función de detener a las personas, mediante la amenaza, antes de la comisión del delito, y la inflexible aplicación luego, a la generalidad de sus conciudadanos para que no cometieran delitos.

Lea también: Débora: la primera jueza de la historia

Vinculó el objetivo de la pena inmediatamente con el objetivo del Estado, es decir, la defensa de la libertad individual, que constituye la condición principal para la afirmación de la naturaleza racional del hombre en el mundo de los fenómenos, según la ley final de justicia, expresada en una fórmula de clara inspiración kantiana: «el uso de la libertad de un ser racional no debe contradecir el uso de la libertad de todo otro ser racional».

“Según el parecer de Feuerbach, para evitar que se cometan hechos delictivos, es necesario que a la representación del placer relacionado con la conducta delictiva se contraponga la representación de un dolor, delineado en la ley como consecuencia segura e inderogable de la conducta misma y de intensidad superior al eventual placer derivado de la comisión del delito”[1].

Lea también: Veinte consejos prácticos para ejercer la abogacía

2. Principio de legalidad

Feuerbach fue quien acuñó la célebre formula latina del principio de legalidad a cuyo análisis dedicó buena parte de su obra: nullum crimen, nulla poena sine praevia lege poenali, garantía individual que consiste en exigirle al Estado ley escrita, cierta y previa como presupuestos de la imposición de un castigo. Este principio, en la fórmula feuerbachana, tenía un triple dimensión.

  • Nulla poena sine lege
  • Nulla poena sine crimine
  • Nullum crimen sine poena legali

En palabras del profesor Villavicencio, haciendo mención al principio de legalidad desarrollado por Feuerbach, dice que este principio es «esencialmente garantista; ya con él el Estado de derecho especifica el contenido y fundamento de las intervenciones que ha de realizar sobre los cuidadanos con el mayor rigor posible, y que estos tengan la posibilidad real y efectiva de conocerlo. En tal sentido, este principio cumple una doble función garantista: el Estado debe señalar el hecho punible y la pena»[2].

3. Código Penal de Baviera

En el campo de la codificación sus teorías tomaron cuerpo en el Código Penal de Baviera de 1813, que después tendría un gran influjo en otros Estados alemanes (Sajonia, Württemberg, Hannover y Brunswich), así como en códigos sudamericanos. Su aporte, pues, fue decisivo para la abolición de la tortura en Baviera (1806), y dejó sentadas las bases para la adopción del sistema de procedimiento público.


[1] Derecho venezolano. La teoría del constreñimiento psicológico de Anselm von Feuerbach. Publicado: octubre 14, 2015 en información doctrinal.

[2] VILLAVICENCIO TERREROS, Felipe. Derecho penal. Parte general. Cuarta edición. Lima: Grijley, 2013, p. 135.