Otra vez la inseguridad ciudadana

0
525

Uno de los problemas más graves que tiene el país, aparte de los grandes temas nacionales que viene discutiendo la política nacional, tiene que ver con las medidas para resolver la creciente ola de inseguridad ciudadana. Nunca como antes, los candidatos están dando tanta prioridad a esta problemática en las campañas electorales y, sin embargo, una vez convertidos en autoridades, esta anómala situación casi siempre pasa a un segundo plano. Esto debe cambiar, pues todos los peruanos requerimos con urgencia la recuperación de la paz social y el respeto al ordenamiento jurídico penal.

Lea también: Reforma constitucional contra el crimen organizado


1. Introducción

Actualmente, mucha preocupación viene causando entre la ciudadanía, las noticias que llegan sobre el incremento de la ola delictiva en diversas entidades bancarias de la capital, y ha puesto sobre el tapete nuevamente el tema de la inseguridad ciudadana en el país.

2. Desarrollo del tema

En efecto, diversas agencias bancarias se han convertido en el blanco de la delincuencia. En Breña, cinco encapuchados irrumpieron en una agencia del Banco Continental y, en menos de un minuto, se apoderaron de S/. 26,000.00.

En segundos, los hampones redujeron al único vigilante que custodiaba la entidad financiera e ingresaron a ella, encañonando a los servidores y a más de diez clientes que esperaban ser atendidos.

Según reportan los medios de comunicación, luego de 10 minutos, recién aparecieron los agentes de Águilas Negras. Esto debido a que, según fuentes de la delegación policial, los bancos siempre se tardan en dar la alerta. Se trata del quinto atraco a una entidad financiera en lo que va del primer mes del 2018.

Estos inesperados atracos obedecen que hay gente con amplio prontuariado judicial,  que precisamente acaban de purgar su condena y, en consecuencia, acaban de salir en libertad, reagrupándose con sus compiches, con el fin de retornar los atracos que producían en la década de los ochenta y noventa.

Lea también: D.L. 1351: Modificaciones al Código Penal en materia de seguridad ciudadana

De la misma forma, una de las causas de esta inseguridad ciudadana se debe, a que en el gobierno del Ollanta Humala, se descartó la seguridad bancaria que ejercía la Policía Nacional a través de la Policía de Élite “Las Águilas Negras” y, ante ello, la Asociación de Bancos recurrió al servicio de seguridad privada.

Esta situación es muy preocupante, pues de continuar desprotegidas las entidades bancarias, se perpetrarán delitos con mayores consecuencias y, además se pondrá en peligro la vida, el cuerpo y la salud de muchos vigilantes, clientes, servidores bancarios y transeúntes.

La decisión de impedir la vigilancia policial en los bancos, adoptada por el ex presidente Ollanta Humala, nos sigue pasando la factura. Esta grave situación debería ser el aliciente para poner en marcha todas las políticas públicas sobre seguridad ciudadana, por parte del ministro del Interior Vicente Romero, quién precisamente se desempeñaba como Director General de la Policía, cuando se produjo toda esta situación.

Por lo pronto, es importante que se actualicen los convenios entre Asbanc y la Policía Nacional, para que se actualicen y mejoren los montos a los efectivos policiales. De esta manerra, se espera contar con mayor seguridad en todas las entidades financieras del país.

Uno de los problemas más graves que tiene el país, aparte de los grandes temas nacionales que viene discutiendo la política nacional, tiene que ver con las medidas para resolver la creciente ola de inseguridad ciudadana. Nunca como antes, los candidatos están dando tanta prioridad a esta problemática en las campañas electorales y, sin embargo, una vez convertidos en autoridades, esta anómala situación casi siempre pasa un segundo plano. Esto debe cambiar, pues todos los peruanos requerimos con urgencia la recuperación de la paz social y el respeto al ordenamiento jurídico penal.

3. A manera de conclusión

No debemos perder de vista que los atracos están retornando con fuerza a la capital. Si en el año 2015 no se registraron mayores atracos de envergadura, en el 2016 se produjeron 14, en el año 2017 fueron un poco más de 20, ya en lo que va de este mes se han producido 5; sin duda un número muy elevado. Se deben prender todas las alertas de seguridad posible, con la finalidad de evitar que el país entre en alarma, zozobra y terror, pues ya no queremos más inseguridad ciudadana. Se corre traslado…