Don José de San Martín (Imagen: Los Andes).

A pocos días de celebrar un aniversario más de la independencia de nuestra patria, Legis.pe comparte un fragmento de La Constitución peruana comentada del ilustre jurista del siglo XIX, Luis Felipe Villarán, que, dicho sea de paso, ha editado el Tribunal Constitucional del Perú a través de su órgano académico, el Centro de Estudios Constitucionales, en el marco de su Colección Biblioteca Constitucional del Bicentenario.

El general San Martín, que por la fuerza de las circunstancias ejercía el mando supremo político y militar en los territorios que ocupa­ba, expidió varios reglamentos de orden fundamental. En febrero de 1821 dictó el de demarcación política, en el cual dividió en cuatro departamentos la parte libre de la dominación española, creó las au­toridades políticas y judiciales y detalló sus atribuciones. En octubre del mismo año, expidió otro sobre la nacionalidad y ciudadanía, y el Estatuto Provisorio. En este, se determinaban las facultades del Protector, las de los ministros y presidentes de los departamentos, se organizaba el poder judicial, se declaraban subsistentes las municipa­lidades, y se garantizaban los derechos individuales. Este reglamento era lo más liberal posible, dado el amplio poder que el estado del país, hacía necesario en el Protector.

"La Constitución peruana comentada". El texto se presentará en la Feria Internacional del Libro 2016 este 26 de julio a las 4:00 p.m.
“La Constitución peruana comentada” de Luis Felipe Villarán. El texto se presentará en la Feria Internacional del Libro 2016 este 26 de julio a las 4:00 p.m.

Lea también: Las siete primeras constituciones del Perú (reseña histórica de José Silva Santisteban).

El Estatuto Provisorio declaraba que regiría hasta que se al­canzase la independencia en todo el territorio, en cuya oportunidad, se convocaría un congreso general, para establecer la constitución permanente y la forma definitiva de gobierno. Aun antes de esa épo­ca, y por los motivos que ya conocemos, San Martín convocó ese congreso en el mes de diciembre, para que se reuniese en mayo del año siguiente. Grandes fueron las dificultades que se presentaron para verificar las elecciones, pero San Martín las superó imperiosa­mente y el 20 de setiembre del año 22, se instaló el primer congreso constituyente del Perú. Ante él, resignó San Martín, en el mismo día, el poder de que estaba investido «cumpliendo así [dijo] con mis deberes con y los votos de mi corazón».

Lea también: Las siete primeras constituciones del Perú (reseña histórica de José Silva Santisteban).

El congreso constituyente del año 22, nombró una junta gu­bernativa, y dictó un reglamento provisional, para el ejercicio de las funciones de esta, y no obstante la anarquía y los contratiempos que sobrevinieron, expidió, en diciembre, la ley que contenía las bases de la Constitución.

El 12 de noviembre del año siguiente se dio la Constitución.

En esta Carta se establecía que la única función del poder na­cional, que se podía ejercitar sin delegarla, era la de la elección de los representantes en congreso, y a esta función se le daba el nombre de poder electoral. El poder legislativo era ejercido por una sola cámara llamada congreso, y se creaba un senado conservador, cuyas atribu­ciones eran realmente las de un poder de ese nombre.

Lea también: Toribio Pacheco: «Se cometen tropelías a cada instante y permanecemos meros y fríos espectadores».

La Constitución del año 23, fue un simple ensayo teórico que hizo el Perú del régimen constitucional, pues ella no estuvo en vigen­cia ni un solo día. El congreso había investido a Bolívar, desde que pisó el territorio, en setiembre de ese año, del «poder supremo mi­litar y político con la extensión que demanda la salvación del país», no obstante la existencia del presidente que había sido elegido; al propio tiempo que se dictaba la Constitución, se declaraban «en sus­penso los artículos constitucionales, que fueran incompatibles con aquel poder»; y por último, por ley de febrero de 1824, se encargó a Bolívar la suprema autoridad política y militar «con toda la exten­sión que exige la salvación de la República»; se declaró en suspenso el ejercicio de la presidencia y la Constitución y las leyes que fuesen incompatibles con aquel encargo, y el congreso se puso en receso.

CEC: Presentación del libro «Cuestiones constitucionales» de Toribio Pacheco