Todo lo que debes saber sobre la posesión en el ordenamiento peruano (parte III)

0
1410

En las entregas anteriores hemos podido apreciar a la posesión desde el hecho y sujeto, ahora bien, para cerrar el análisis nos enfocaremos a la posesión desde el objeto. Esta óptica es importante para entender que no todos los bienes son susceptibles de posesión, esto debido a que existe una protección especial que no permitirá que se ejerza sobre ellos ningún derecho patrimonial de forma individual.

Lea también: Todo lo que debes saber sobre la posesión en el ordenamiento peruano (parte I)

Análisis de la posesión desde el objeto

Bienes de dominio público: Por su naturaleza, los bienes de dominio público no son susceptibles de ser poseídos de forma individual por un privado, ya que estos bienes le pertenecen a todos y son custodiados por el Estado. Sin embargo, existe una mala práctica de exclusión para poder ejercer control sobre este tipo de bienes, típico caso de las playas, en las cuales privados no permiten el ingreso a los bañistas. El Estado debe erradicar estas prácticas puesto que estos bienes no son susceptibles de un dominio exclusivo.

Bienes protegidos por la Constitución o normas especiales: Existen otro tipo de bienes que son protegidos constitucionalmente, donde no existe posibilidad de ejercer la posesión como hecho para adquirir propiedad mediante la usucapión. Es el caso de las tierras de las comunidades campesinas, las cuales tienen la calidad de imprescriptible acorde al artículo 89 de la Constitución.

Lea también: Cas. Lab. 5144-2015, Cajarmarca: No tienen derecho a pago de horas extras los trabajadores no sujetos a fiscalización inmediata

Otro caso es el de los bienes perdidos, los cuales deben ser devueltos a su dueño, mediante un procedimiento ante las autoridades respectivas, incluso señala el articulo 948 del Código Civil, que este tipo de bienes no podrán ser trasmitidos a non domino.

Existe una diversidad de bienes que por su naturaleza no podrían ser susceptibles del ejercicio de hecho de un particular, como se ha señalado en los ejemplos lineas arriba, este análisis nos permiten entender a la posesión desde sus tres perspectivas, como hecho, desde el sujeto y desde el objeto.

Lea también: Todo lo que debes saber sobre la posesión en el ordenamiento peruano (parte II)

Resumen del estudio de la posesión desde las tres perspectivas

Recordemos que la posesión es un hecho jurídico que tiene una importancia tal en nuestro sistema civil patrimonial que es y debe ser considerado como uno de los principales derechos reales. Para que exista protección por parte del ordenamiento, la posesión tiene una serie de características que permiten diferenciarla de otras situaciones de contacto con los bienes (como las relaciones de mera yuxtaposición o detentación).

La posesión también se diferencia del servidor, puesto que este último es una herramienta para el primero, diría una extensión de la posesión que permite suplir el defecto de la omnipresencia (dilema que un sector de la doctrina no tiene en claro).

Lea también: Casación 3851-2014, Lambayeque: Establecen criterios para resolver conflicto de mejor derecho de propiedad

Clasificación de la posesión

La posesión también tiene clasificaciones. Procedamos a detallar cada una de ellas.

La posesión plena: Denomino a este tipo de posesión como aquella en la cual se excluye toda intromisión del hecho posesorio, y solo y exclusivamente de ejerce control de forma individual, de forma concreta a través del comportamiento, ya sea que se tenga derecho o no. Lo importante es el ejercicio fáctico del control y donde predominada la autonomía de la persona sobre el bien.

La coposesión: Se atribuye este concepto derivado de la posesión plena, solo que el ejercicio de la posesión lo ejercen dos o más personas excluyendo a las demás que no forman parte de este grupo. La autonomía y control sobre el bien materia de coposesión es de forma horizontal.

La posesión inmediata-mediata: Este tipo de posesión se encuentra regulado en el artículo 905 del Código Civil y permite a una persona ceder (permitir) que alguien más entre en posesión del bien mediante un título (posesorio) generalmente de fuente contractual. El control y autonomía del bien se ejerce de forma vertical.

La posesión legitima e ilegítima: La posesión como hecho jurídico desde la protección del ordenamiento puede categorizarse como legitima, donde el ejercicio de la misma es protegida por el ordenamiento debido a que se cuenta con un título posesorio o cualquier acto autorizado que permita determinar que el control sobre el bien no va en contra del ordenamiento. En cambio, la posesión ilegítima, debe categorizarse como aquella situación de hecho que no merece protección por parte del ordenamiento jurídico. En el caso de la ilegitima, podemos subclasificarla en ilegitima de buena o mala fe. La primera de ellas se caracteriza porque el sujeto no conoce sobre la invalidez del título que ostenta, en cambio, la ilegitima de mala fe evidencia un total conocimiento sobre la irregularidad de su posesión. Debe considerarse cambiarse la nomenclatura a posesión legal y posesión ilegal.

La posesión precaria: Es curioso el análisis de este tipo de posesión pues propiamente no debe considerarse como poseedor al precario pues, si y solo si seguimos el verdadero concepto de precario, este no es poseedor sino detentador, ya que el precario es quien detenta un bien gracias a la gracia o tolerancia del titular de la posesión.

Señala un sector de la doctrina, incluso la jurisprudencia, que la posesión precaria se asemeja o es igual que la posesión ilegitima, esto es un error debido a que no se entiende aún el concepto del precario, asimismo, el precario esta regulado en el artículo 911° del código civil que señala es precario quien no tiene título (posesorio) o cuando dicho título (posesorio) ha fenecido. Ambos casos encajan perfectamente en los supuestos de precario, el primero, sin título  es porque la ocupación ha sido dada por gracia mas no concedida la posesión, la segunda es cuando la ocupación simplemente es tolerada a pesar de ya haberse extinguido el título

Prima el estudio detallado para poder realizar un análisis posterior en función a la resolución de conflictos en los casos de posesión.