Una mujer votando en las elecciones de 1956.
Una mujer votando en las elecciones de 1956.

Al promulgarse el 9 de abril de 1933 la Constitución Política del Estado, la ciudadanía les estaba negada a las mujeres en el Perú, como señalaba el artículo 84 de dicha Carta: “Son ciudadanos los peruanos varones mayores de edad, los casados mayores de 18 años y los emancipados.”

Lee también: Sarmiza Bilcescu, la primera abogada.

Al influjo de las conquistas del derecho a la ciudadanía lograda por las mujeres en el mundo desde fines del siglo XIX y principalmente en los países de América del Sur como Ecuador (1929), Chile (1931), Uruguay (1932), Brasil (1934), Bolivia (1938), Argentina (1947) y Colombia (1954), y considerándose, además, que la dación de la ciudadanía a las mujeres podría captar las simpatías del voto femenino para la continuidad política del entonces presidente de la República, Manuel A. Odría, el ministro de Gobierno y Policía, coronel Augusto Romero Lovo, remite al Congreso de la República, para su aprobación, el Proyecto de Ley que reformaba la Constitución en sus artículos 84 y 86, con el objeto de conceder a las mujeres peruanas el derecho a la ciudadanía.

Lee también: Trinidad Enríquez: la primera «abogada» del Perú y América Latina.

Según lo dispuesto por el artículo 236 de la Constitución de 1933 la proposición fue aprobada y ratificada por el Congreso en dos legislaturas ordinarias y en ambas cámaras legislativas, que se realizaron en sesiones de la Cámara de Diputados el 9 de noviembre de 1954 y el 22 de agosto de 1955; y en sesiones del Senado de la República el 19 de noviembre de 1954 y el 1 de setiembre de 1955. Remitiose la autógrafa el 5 de setiembre de 1955 y promulgose el 7 del mismo mes y año como la Ley N° 12391.

Lee también: Veinte consejos prácticos para ejercer la abogacía.

Poco después, el Ministerio de Gobierno y Policía, mediante Decreto Supremo N° 3230 de 2 de noviembre de 1955, convoca a elecciones presidenciales y congresales para el día domingo 3 de junio de 1956 (posteriormente fue postergado para el domingo 17 de junio de 1956, por Decreto Supremo N° 3560 de 14 de mayo de 1956) y propicia la ocasión para que se registre en la historia de la República del Perú la primera participación activa de la mujer peruana en la vida política del país.

Lee también: Los abogados también lloran: trabajo no falta, el problema es cobrar.

Para las Elecciones Generales de 1956 se contaba con un total de 1,575,738 electores, de los cuales prácticamente la tercera parte eran mujeres que participaban por primera vez y que elegirían para la renovación del Ejecutivo y Legislativo de entre tres listas de candidatos, que estuvieron liderados por el Sr. Hernando de Lavalle del Movimiento de Unificación Nacional, el Sr. Manuel Prado Ugarteche del Movimiento Democrático Pradista y el Sr. Fernando Belaunde Terry del Frente de Juventudes Democráticas[1], además, de listas de independientes para representantes al Congreso, que en el caso del departamento de Lima fueron tres[2].

Lean también: Cosas que debes saber antes de meterte en un juicio.

Las elecciones del 17 de junio de 1956 concluyeron con la elección del Sr. Manuel Prado Ugarteche, como presidente de la República y la elección de 182 diputados, de los cuales 8 fueron damas, y 53 senadores, obteniendo una dama la senaduría.


Fuente: Archivo General del Congreso de la República.

El Archivo General del Congreso de la República nos alcanza los nombres de las 9 mujeres convertidas en las primeras legisladoras de nuestro país.

Senadora Irene Silva Linares de Santolaya
Diputada Manuela C. Billinghurts López Diputada Alicia Blanco Montesinos
Diputada Lola Blanco Montesinos de La Rosa Sánchez Diputada María Mercedes Colina Lozano de Gotuzzo
Diputada Matilde Pérez Palacio Carranza Diputada Carlota Ramos de Santolaya
Diputada María Eleonora Silva Silva Diputada Juana Ubilluz de Palacios

 


[1] El candidato del oficialismo el General Zenón Noriega declinó su candidatura a la Presidencia de la República, dado a conocer por los medios de comunicación el 2 de mayo de 1956. Posteriormente el Ing. Héctor Boza, el General Carlos A. Miñano y el Dr. Carlos Miró Quesada, renunciaron también a sus candidaturas el 6 de mayo de 1956.

[2] De las seis listas inscritas en el Jurado Departamental de Elecciones de Lima, cinco de ellas presentaron candidatas al Parlamento: la lista de Unificación Nacional presentó a Esther Allison Bermúdez como candidata a Diputado, en la lista del Movimiento Democrático Pradista fue Victorina Prieto de Manrique para Diputados, en la lista del Frente de Juventudes Democráticas se presentó como candidata a Senadora Gabriela O’Connor de Escajadillo y para Diputados  Matilde Pérez Palacio, la lista Independiente liderada por José Gálvez Barrenechea, presentó para Diputados a Manuela Billinghurst  y la lista Independiente liderada por Carlos Barandiarán Barandiarán, presentó a Lucila Valdez de Ducastaing como candidata a Diputados.