La defensa eficaz como presupuesto de validez del proceso penal

0
3037

El derecho fundamental a la defensa procesal está regulado por el art. 11, inciso 1 de la Declaración Universal de Derechos Humanos; el artículo 14, inciso 3, parágrafo d) del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; el artículo 8, inciso 2, parágrafo d) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos; y el artículo 139, inciso 14 de la Constitución Política de 1993.

La defensa procesal no es sólo un derecho subjetivo, sino también una garantía, esto es, una condición esencial de validez de todo proceso penal propio de un Estado de Derecho. En este sentido, corresponde al Estado velar para que esta garantía sea real y efectiva en todo proceso.

Ahora bien, en lo que respecta a la defensa técnica, tal como señala la doctrina (Cafferata Nores, Jauchen) no basta la mera presencia del abogado defensor, ya que el equilibrio de las partes exige una actividad profesional diligente y eficaz del defensor exige una actividad profesional diligente y eficaz del defensor. Cuando no hay una defensa eficaz, se hace preciso sustituir al abogado defensor, teniéndose por nulos los actos procesales efectuados por el abogado negligente.

En esta línea, señala JAUCHEN: «es imprescindible que el defensor agote pormenorizadamente una razonada refutación de las pruebas y fundamentos de cargo, tanto desde el punto de vista de hecho como de Derecho».

Lea también: La defensa técnica. Proceso inmediato por flagrancia

La negligencia, inactividad, la ignorancia de la ley, o el descuido del defensor, no justifica el estado de indefensión del imputado en el proceso penal. Es un deber del Estado garantizar que la presencia del abogado defensor en el proceso no sea únicamente una de tipo formal, éste debe asistir real, efectiva e idóneamente al imputado en el proceso penal.

En esta línea, la sentencia del 30 de mayo de 1999, caso “Petruzzi v. Estado Peruano” la Corte IDH reitera que en el proceso penal la persona tiene derecho a una defensa adecuada y que por tanto constituye un estado de indefensión prohibido por el Pacto de San José una presencia o actuación de un defensor meramente formal.

Uno de los contenidos de la defensa eficaz es la contradicción fundamentada de los hechos, pruebas y argumentos de cargo. En este sentido, coincidimos con Cafferata Nores[1] en cuanto puntualiza que la mera existencia del defensor suele ser insuficiente por si sola para garantizar el principio de igualdad de armas en el proceso penal, en la medida que sólo produce una “igualdad formal”. Más aún, el equilibrio propio de la igualdad de armas exige una actividad profesional diligente y eficaz. A tal punto que, si no hay defensa eficaz  estamos frente a un “abandono implícito de la defensa”, se trataría de una mera defensa formal que no pone a salvo los derechos y garantías del imputado.

Lea también: Diez cosas que debes saber de la legítima defensa

Como ha señalado[2] el Supremo Tribunal de Justicia de los Estados Unidos «existen dos componentes a ser analizados para determinar si ha existido una defensa efectiva: el comportamiento deficiente del abogado y el perjuicio ocasionado por la conducta del abogado». La regla de la defensa eficaz del abogado es un estándar objetivo de carácter razonable. De tal forma, que a fin de establecer si el resultado perjudicial es error del abogado debe demostrarse que el resultado hubiera sido diferente de haber sido otra la conducta del abogado. En definitiva,  la garantía de la defensa procesal exige que los actos de la defensa técnica NECESARIAMENTE se efectúen como crítica oposición a la pretensión punitiva. La defensa que no se realice bajo este parámetro debe considerarse nula, ya que en estricto el imputado no habría contado con un abogado que permita el ejercicio de su derecho de defensa.

Como ejemplos se pueden mencionar el caso de un abogado que no advirtió el carácter atípico de un hecho, por no haber manejado aspectos básicos acerca de la imputación objetiva: un presunto fraude en la administración de persona jurídica en el que el imputado carecía de competencias para tomar decisiones sobre la empresa en cuestión; si el defensor en un presunto homicidio culposo no advirtió que el hecho se debió exclusivamente a la autopuesta en peligro de la víctima y permitió que su patrocinado se someta a la terminación anticipada; cuando el abogado no advirtió que el hecho atribuido a su patrocinado no debe  juzgarse en un proceso inmediato, sino en una ordinario, y debido a su negligencia aquél debe afrontar un proceso distinto al ordinariamente previsto por ley. En todos estos casos, podría válidamente solicitarse la nulidad del proceso.


[1] Vid. Cafferata Nores, José. Proceso Penal y Derechos Humanos. Centro de Estudios Legales y Sociales, Editores del Puerto, Buenos Aires, 2000, p 118.

[2] Weatherford v. Bursey 429 US  545 (1977)

COMPARTIR
Abogada especialista en Derecho penal. Máster en Derecho penal por la Universidad de Alcalá, España. Doctora europea en Derecho por la Universidad de Navarra. Profesora de Derecho penal y procesal penal en la Universidad de Piura. Autora de diversas publicaciones en temas de Derecho penal y procesal penal.