Frases sobre la justicia que todo abogado debe conocer

0
3737
Dada la acogida de las frases sobre la ley que todo abogado debe conocer, aquí les traigo estas frases sobre la justicia, que el filólogo José María Sbarbi ha rescatado del olvido, y que bien vale la pena tenerlas a la mano en cualquier situación. Además de simpáticas vienen con su explicación bajo el brazo. Úsenlas cuando sea necesario. Ya saben, si conocen otras, las recibimos de muy buena gana.
© Roger Vilca
© Roger Vilca

Dada la acogida de las frases sobre la ley que todo abogado debe conocer, aquí les traigo estas frases sobre la justicia, que el filólogo José María Sbarbi ha rescatado del olvido, y que bien vale la pena tenerlas a la mano en cualquier situación. Además de simpáticas vienen con su explicación bajo el brazo. Úsenlas cuando sea necesario. Ya saben, si conocen otras, las recibimos de muy buena gana.


Buena es la justicia si no la doblara la malicia.
Las leyes siempre son rectas, pero, desgraciadamente, los encargados de aplicarlas suelen torcerlas.

Como la justicia de Peralvillo, que después de asaetado el hombre, le fulminan el proceso.
Modo con que se moteja a un Tribunal o autoridad de haber procedido con suma ligereza en su determinación. También se dice metafóricamente a los que empiezan cualquier negocio por donde debían acabarlo.— Trae su origen de la asombrosa actividad con que procedía el Tribunal de la Santa Hermandad contra los delincuentes de su jurisdicción, asaeteándolos en Peralvillo, pueblo inmediato a Ciudad Real, camino de Toledo, luego de justificado sumariamente el delito cometido en despoblado.— Quevedo llamó Peralvillo de las bolsas en la Fortuna con seso al estudio de un abogado ignorante y embrollón, porque en el bufete de aquel letrado daban fin las bolsas de los litigantes, como en Peralvillo lo encontraban a su existencia los ladrones y malhechores.

Lea también: Las mejores frases sobre la «ley» que todo abogado debe conocer

El que hace justicia ha de perder toda malicia.
La interpretación de las leyes exige el camino recto y no el de los sofismas.

Es contra justicia desairar a cualquiera.
Pudiendo complacer a una persona, es justo y conveniente hacerlo.

Lea también: ¿Qué significa realmente la frase «Orabunt causas melius»?

Hacer justicia a uno.
Obrar en razón con él o tratarle según el mérito, sin atender a otro motivo, especialmente cuando hay competencia y disputa.

Hacer justicia y derecho, en todo tiempo es bien hecho.
Dar a cada uno lo suyo es una virtud antiquísima.

Ir por justicia.
Poner pleito; acudir a un juez o Tribunal.

Lea también: Breve defensa de la seguridad jurídica (post prohibido para iusnaturalistas)

Justicia de Almudévar: páguelo el que no lo deba.
«Hasta que Felipe V suprimió los fueros, en Aragón no se cometieron alcaldadas, porque los alcaldes se llamaban justicias. Uno de estos, en tiempo de Felipe II, III o IV (la época no hace al caso), condenó a muerte al herrero de Almudévar, que cometió un crimen atroz que las crónicas no mencionan. Los jurados (ahora se titulan regidores) hicieron presente a la autoridad que si se ahorcaba a tan útil artesano, como no tenían otro del oficio, ni de donde sacarlo, quedarían yermos los campos porque no habría quien hiciese las rejas de los arados; pero al secretario, que era agudo como punta de colchón, se le ocurrió una idea magnífica, acogida por todos con gran entusiasmo y mandada ejecutar en el acto por el señor justicia: ahorcar, para escarmiento, a uno de los dos tejedores que había en el pueblo. Desde entonces, cuando pagan justos por pecadores, dicen en Aragón ese proverbio.» (Cuentos, etc., aragoneses, por un soldado viejo, natural de Borja, segunda serie, págs. 148-149.)

Lea también: ¿Por qué el «control judicial de las leyes» es una institución tan atractiva?

Justicia, más, y no por mi casa.
Critica a los que, blasonando de que se aplique a los demás la ley en todo su vigor, quieren al propio tiempo eludir para sí su cumplimiento en su propia persona.

La justicia debe ser como el relámpago.
Esto es, que se haga pronto a quien la tenga de su parte.

La justicia no tiene parientes: toda es de hueso sólido, sin carne ni sangre.
Aconseja al juez que no se deje llevar de simpatías ni parentescos para conceder a cada uno su derecho.

La justicia retardada es injusticia manifiesta.
En los casos de clara resolución no debe diferirse el fallo.

Mejor es que venga la Justicia, que no la Parroquia.
Aplícase en aquellos casos en que viéndose obligado un hombre a matar o a morir, por ser humanamente imposible otra solución, opta por lo primero.

No administrará justicia quien por interés se envicia.
El juez prevaricador no será jamás recto.

Lea también: Ronald Dworkin frente a la «discrecionalidad judicial»

Oír en justicia.
Admitir el juez y seguir la demanda según los términos del Derecho. Pedir en justicia. Poner demanda ante el juez competente.

Pedir justicia.
Acudir al juez para que la haga. Demandar con razón y equidad en cualquier materia.

Poner por justicia a uno.
Demandarle ante el juez competente.

Ser la justicia de enero.
Da a entender que ciertos jueces, u otros funcionarios, no suelen perseverar en el mismo rigor que ostentaban cuando principiaron a ejercer sus cargos.

Lea también: ¿Tú o usted?, ¿señor o imputado? Cómo tratar al cliente y otras estrategias

También a la justicia prenden, o ahorcan.
Dícese cuando se coge en un mal paso, gazafatón, etc., a alguien de quien menos se podía esperar, atendido a su posición social, entereza de carácter, talento, etc. Tenerse uno a la justicia. Detenerse y rendirse a ella.


© Roger Vilca


FUENTE: Diccionario de refranes, adagios, proverbios, modismos, locuciones y frases proverbiales de la lengua española, recogidos y glosados por José María Sbarbi. Madrid: Librería de los sucesores de Hernando, 1922.