Y esta noticia llega desde un Juzgado de Flagrancia. La Sala Mixta de Emergencia de Ate sentenció al fiscal Camilo Laura Pino a seis años y ocho meses de prisión por haber cobrado una coima de 190 soles, a cambio de favorecer al procesado Enrique Montalvo Barrionuevo.

Lea también: Poder Judicial propone penas de entre 4 y 10 años en casos graves de violencia contra la autoridad.

La sentencia se dictó luego de que fiscalía, procuraduría e imputado, arribaran a un acuerdo de terminación anticipada sobre la pena y la reparación civil: el fiscal imputado había reconocido los hechos. De esta forma, el juez Alberto Gonzales Herrera determinó la validez del acuerdo alcanzado entre las partes procesales declarando a Laura Pino, fiscal de la Segunda Fiscalía Provincial Penal de San Juan de Lurigancho, culpable del delito contra la administración pública, en la modalidad de cohecho pasivo específico en agravio del Estado.

Lean también: Todos estamos bajo la Constitución, pero los jueces dicen qué es la Constitución.

Además, le impuso el pago de una reparación civil a favor del Estado de ocho mil soles, la inhabilitación del ejercicio de la función pública por igual tiempo de la pena establecida y una multa de 1 210 soles.

Lea también: Trinidad Enríquez: la primera “abogada” del Perú y América Latina.

De acuerdo con los hechos, el sentenciado había pedido una suma de dinero a cambio de favorecerlo en el proceso que se le sigue por ingresar una memoria USB al penal de Lurigancho. Este denunció los hechos a la Oficina Desconcentrada de Control Interno de la fiscalía.

Lea también: Solón, el legislador que abolió la esclavitud por razón de deudas.

Esta dependencia fiscal montó ayer un operativo, que le permitió encontrar los 190 soles entregados al condenado en un escritorio de su despacho, los mismos que correspondieron a los billetes que previamente se habían fotocopiado. Asimismo, el reactivo del dinero se encontró en las manos de Laura Pino.

Lea también: Trinidad Enríquez: la primera “abogada” del Perú y América Latina.

(Fuente: Corte Suprema. Lima, 3 de febrero de 2016)