Desestiman recurso de apelación por contener groseros errores de ortografía

0
4134
La noticia llega desde el portal uruguayo El Observador. El Tribunal de Apelaciones de Trabajo de Uruguay se vio obligado a desestimar un recurso de apelación interpuesto por la Comisión de Apoyo de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE) porque contenía «faltas garrafales de ortografía».

La noticia llega desde el portal uruguayo El Observador. El Tribunal de Apelaciones de Trabajo de Uruguay se vio obligado a desestimar un recurso de apelación interpuesto por la Comisión de Apoyo de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE) porque contenía «faltas garrafales de ortografía».


El diario El Observador dio a conocer que el recurso impugnatorio fue elaborado por el Pablo Andrada, abogado del organismo, y contenía más de cien errores de ortografía en 11 páginas, que hacían del documento un crimen de lesa ortografía que no se podía pasar por alto, por más que se invocara la más profunda justicia en sus líneas.

Lea también: César Nakazaki asume defensa de Ollanta Humala y Nadine Heredia y esta es su estrategia a corto plazo

Prepárese, estimado lector, para leer tremendas afrentas que acometió el letrado: espresa, desarroyo, ubiera, estubiera, quizo, abaló, extructura, digimos, mas haya, fueron algunos de los muchos crímenes que se cometieron en el desquiciado texto.

Lea también: TC: Consignar de forma imprecisa la causa determinante de la contratación modal genera desnaturalización del contrato a plazo fijo

«El escrito de apelación presentado en autos resulta absolutamente inentendible, plagado de faltas de ortografía garrafales, errores de sintaxis, de tecleo, excesivo uso de abreviaciones con incoherencias absolutas, con un lenguaje inapropiado», afirma la sentencia del 20 de setiembre a la que accedió El Observador.

Lea también: Legis.pe lanza boletín semanal para agremiados del CAL

Así, pues, el Tribunal de Apelaciones de Trabajo de primer turno, por unanimidad, confirmó la sentencia de primera instancia que obligaba al organismo a pagarle $ 342.074 a una funcionaria que trabajaba en régimen de Comisión de Apoyo en un centro de tratamiento intensivo (CTI), luego de sostener que el texto que había presentado la institución no se ajustaba «a la dignidad y respeto que merece la Justicia».

Lea también: R.N. 2742-2013, Arequipa: En procesos sumarios no es requisito de procedibilidad consignar error de hecho o derecho en apelación de sentencia


El Observador da más información al respecto:

«Las faltas de ortografía, los errores de sintaxis, el exceso en la utilización de abreviaciones no hacen sino indicar que el apelante incorporó un borrador, que ni siquiera revisó, sometiendo al Tribunal y a su contraparte a un ejercicio de develación de un acertijo supuestamente argumentativo», agrega la sentencia.

También hay errores de tipeo, en donde se nota que el abogado quiso escribir una palabra y terminó tecleando otra.

COMPARTIR
Plataforma virtual que promueve el debate y la discusión de temas político-jurídicos. Director: George Bustamante.