La demanda contra el Señor de los Milagros

0
3398
Relata el exmagistrado supremo que en una oportunidad, cuando se desempeñaba como presidente de la Segunda Sala Civil de la Corte Suprema, le correspondió resolver un delicado caso judicial que estaba relacionado con un proceso civil entablado contra el Señor de los Milagros.

El mes de octubre es el mes morado que mayores connotaciones religiosas tiene, pues se conmemora, entre otras fiestas religiosas, al Señor Cautivo de Ayabaca (Piura) y al Cristo de Pachacamilla, el Señor de los Milagros.

En tal sentido, y por ser de interés público, nos vamos a permitir reproducir parte de las memorias judiciales del otrora juez supremo César Barros Conti, contadas en un artículo publicado en la revista Ius Veritas de la PUCP y del Centro de Investigaciones Jurídicas Norte (Cristo y el Derecho).

Lea también: El delito de apropiación ilícita en el Código Penal Peruano. A propósito de la Casación 301-2011, Lambayeque

Relata el exmagistrado supremo que en una oportunidad, cuando se desempeñaba como presidente de la Segunda Sala Civil de la Corte Suprema, le correspondió resolver un delicado caso judicial que estaba relacionado con un proceso civil entablado contra el Señor de los Milagros, y que sería el segundo que tuvo Cristo (después que expirara en el Gólgota), con la diferencia que este se sustanciaba en Lima.

Lea también: ¿Por qué sí puedo movilizarme el día del censo?, ¿qué debo hacer si me detienen?

Los hechos se produjeron así. Estando en vida una señora, cuyos apellidos se reservan, donó a la imagen del Señor de los Milagros, una hermosa joya consistente en una piedra preciosa, joya que desde hace años luce en el mes de octubre en su recorrido procesional. Esta donación fue realizada por escritura pública otorgada por ante Notario Público. Sucede que una vez fallecida la «donante», el hijo presentó una demanda de nulidad de acto jurídico, contra el Convento de las Nazarenas en representación de la imagen del Señor de los Milagros, a fin de que judicialmente se declarara la nulidad.

El juez de primea instancia y la Sala Civil habían declarado fundada la demanda del actor y correspondía que se resuelva la presente causa en la Corte Suprema. El plenario acordó que el ponente de la causa sea el propio Barrós Conti. Según subraya el propio magistrado, solicitó al altísimo que lo iluminara para poder resolver esta delicada causa, expidiendo una justa resolución verdaderamente tan «especial».

Lea también: Modelo de denuncia por usurpación agravada y daños de acuerdo con el NCPP

En tal sentido y considerando los fundamentos de la Ejecutoria Suprema, que son dignas de reproducirse, se hace un resumen.

«La donación es una institución jurídica, en virtud del cual una persona trasmite gratuitamente una cosa que le pertenece a favor de otra que la acepta y, por lo tanto, dicho acto jurídico es susceptible de producirse únicamente intervivos, esto es, entre personas que se encuentran con vida, lo que no ocurre en el presente caso, en que solo la donante actuó en vida y su personalidad humana en nada guarda similitud con la divinidad del donatario. Por lo que la dádiva es un regalo que se dedica a Dios en muestra de gratitud y no constituye en puridad una donación, sino una ofrenda y que no está en el comercio de los hombres, porque no se encuentra legislada en texto alguno que pudiera servir de fundamento para la anulación que se intenta, por lo que en verdad, lo que se quiso hacer no fue propiamente una donación, sino una ofrenda, cuyo mérito no es discutible en el marco de la justicia humana y en consecuencia declararon haber nulidad de la sentencia recurrida».

Lea también: ¿Por qué sí puedo movilizarme el día del censo?, ¿qué debo hacer si me detienen?

Con este histórico fallo la efigie del Señor de los Milagros recorre el Palacio de Justicia, y en la procesión luce su preciada piedra como símbolo de justicia, con la alta condecoración de la Orden Peruana de Justicia en el más alto grado de Gran Cruz que se le fuera otorgada a ese señor, Juez de Jueces. Siendo esto así, como ayer y hoy, el cielo bendice a sus magistrados que fallaron a su favor. Se corre traslado…