Contrato de «sponsor». Lo que debemos saber si Perú clasifica a Rusia 2018

Ad portas del partido Perú-Colombia, conozcamos la influencia de la publicidad a través del contrato de sponsor

0
1627
El contrato de esponsorización es un contrato publicitario que al principio se realizó mediante técnicas elitistas; es decir, que fue iniciada por empresas transnacionales, multinacionales o de gran envergadura con el único propósito de encaminar las ventajas de incorporar el nombre o la marca de su empresa con eventos distintos a sus actividades económicas.

Sumario: 1, Introducción; 2. Naturaleza jurídica del contrato de sponsor; 3. Sujetos del contrato de sponsor; 4. Clases de sponsor; 5. Características del contrato de sponsor.


Ad portas del partido Perú-Colombia, conozcamos la influencia de la publicidad a través del contrato de sponsor.

1. Introducción

El contrato de esponsorización es un contrato publicitario que al principio se realizó mediante técnicas elitistas; es decir, que fue iniciada por empresas transnacionales, multinacionales o de gran envergadura con el único propósito de encaminar las ventajas de incorporar el nombre o la marca de su empresa con eventos distintos a sus actividades económicas.

Lea también: Legis.pe y el CAL lanzan evento académico presencial y virtual sobre lavado de activo. ¡Inscríbete ya!

El contrato de esponsorización es una forma de publicidad indirecta que se conoce con el nombre de publicidad de retorno; es decir, no se publicita en forma abierta un producto o servicio, sino que de manera ingeniosa se ofrece al potencial consumidor una exhibición de cuadros, un festival tradicional o una fiesta, una ceremonia, un desfile, un evento deportivo, etc., que será de su simpatía e interés, agradeciendo este último a la empresa que hizo posible dichos eventos. No cabe duda, que el empresario logra que se origine una mejora en la imagen de su empresa y que el espectador, que es su potencial consumidor, adquiera los productos y servicios que ofrece el sponsor, por tanto incrementará indudablemente sus ventas.

Sin embargo, el empresario debe tener en cuenta hacia qué público está dirigido el espectáculo o eventos a realizarse, antes de que se invierta en él.

2. Naturaleza jurídica del contrato de sponsor

Es un contrato atípico, en donde las normas que se aplicarán serán aquellas aplicables a los contratos atípicos en general. Dicho contrato se basa en el ejercicio del principio de la autonomía negocial y de la libertad contractual, tal como lo prescribe el artículo 1354 del Código Civil.

3. Sujetos del contrato de sponsor

El sponsor: Es el empresario, sea este persona natural o jurídica, que busca multiplicar el número de consumidores de sus productos o servicios a través del contrato de esponsorización.

El esponsorizado: Es una persona natural, un grupo de personas u organizaciones que desarrollan actividades variadas y que son de alcance masivo. El esponsorizado va a mostrar el nombre, el logo, la marca o el signo distintivo del sponsor en el evento que esté realizando.

4. Clases de sponsor

De acuerdo con el objeto social por el cual fue creada o constituida la empresa, el contrato de esponsorización se divide de la siguiente manera: cultural, deportiva, social o radiotelevisiva.

En todas las clases de sponsor que hemos mencionado líneas arriba, siempre el nombre, el logotipo, la marca debe estar relacionada o asociada con el evento financiado. A manera de ejemplo en la esponsorización deportiva, el logo o la marca de la empresa generalmente se encuentra en las vallas, redes de los arcos y en las camisetas de los jugadores, etc., que inmediatamente el espectador (potencial consumidor) va a reconocer e identificar con la empresa.

5. Características del contrato de sponsor

Es atípico, porque no está regulado en nuestro ordenamiento jurídico.

Es consensual, porque se perfecciona con el acuerdo de las partes que son el sponsor y el esponsorizado.

Con prestaciones recíprocas, porque tanto el sponsor como el esponsorizado son acreedores y deudores a la vez; es decir, existe una prestación y una contraprestación que es recíproca entre ellos.

Es oneroso, porque existe un sacrificio económico y que se retribuye con el beneficio que se adquiere.

Es sinalagmático, cuando la prestación de una de partes tiene su causa en la otra parte.

Es conmutativo, por cuanto las partes (el sponsor y el esponsorizado) tienen derechos y obligaciones que reconocen.

COMPARTIR
Socio Fundador de Saavedra Gil Abogados & Consultores. Maestría en Derecho de la Empresa por la Pontificia Universidad Católica del Perú. Miembro Asociado del Instituto Peruano de Derecho Mercantil.