Construya su simulador de juicios

0
1857
Otra pepita para ustedes. Se trata de un simulador de juicios que usted puede elaborar para optimizar su actuación en la audiencia. Jordi Estalella del Pino, en su clásico El abogado eficaz, adaptó un simulador sobre la base del modelo contenido en La nueva tecnología del éxito, de Steve Andreas y Charles Faulkner.

Otra pepita querido lector de Legis.pe. Se trata de un simulador de juicios que usted puede elaborar para optimizar su actuación en la audiencia. Jordi Estalella del Pino, en su clásico El abogado eficazadaptó un simulador sobre la base del modelo contenido en La nueva tecnología del éxito, de Steve Andreas y Charles Faulkner.

Lea también: Test de eficacia en los juicios. ¿Te animas a pasar este test?

Este simulador, aunque nunca será lo mismo que la experiencia real, le ayudará a vivir y experimentar las vivencias de un juicio antes de que se realice. Si lleva a cabo los seis pasos que en seguida se le indican, le aseguramos que cuando esté en el «juicio real» usted sentirá que ya vivió la situación y actuará con más confianza.

Lea también: ¿Qué hacer si el juez nos interrumpe?


1. Prepárese: Busque un lugar tranquilo, póngase cómodo y mire a su derecha. Imagine en su mente que ve a alguien idéntico a usted, a cierta distancia. Este «doble» es quien va a aprender durante el ejercicio, mientras usted observa. Para asegurar la separación entre este «otro usted» puede imaginar que está dentro de una burbuja de plástico.

2. Piense en el próximo juicio: Piense en la conducta concreta que quiera mejorar. ¿Quiere realizar un informe final persuasivo? ¿Interrogar de forma eficaz a un testigo? ¿O mostrar una apariencia de seguridad en el juzgado? Una conducta que haya querido mejorar siempre por los beneficios que le puede reportar.

3. Observe los beneficios: Contemple al «otro usted» y observe el aspecto que tendrá cuando el juicio esté terminado, incluyendo las consecuencias positivas de haberlo hecho y los beneficios resultantes, tanto directos e inmediatos como futuros. ¿Puede visualizar al cliente felicitándole? ¿Recomendándole a otros dientes?

4. Ejecute la tarea: Observe ahora cómo el «no usted» ejecuta con facilidad la conducta deseada. Mientras la ejecuta, ese «otro usted» observa la imagen del trabajo terminado y experimenta la satisfacción de verlo completado. Escuche la voz del «otro usted», cómo le alienta y le anima, recordándole las recompensas futuras y lo mucho que ha avanzado hacia el objetivo propuesto, finalmente observe al «otro usted» encantado de haber terminado la conducta y disfrutando de la recompensa por haberlo completado a la perfección.

5. Revise y ajuste: Si lo que ve no es enteramente satisfactorio, repita los pasos del 2 al 4 una vez más, imaginándose la escena con el mayor realismo posible. Si está exponiendo el informe, escuche a su «doble» cómo habla con elocuencia y no pierde el control ante la interrupción del juez. Véalo controlando la mirada y cambiando el tono de voz según la importancia que quiera dar a las palabras.

6. Intégrelo: Cuando se sienta plenamente satisfecho, deje que desaparezca la burbuja de plástico y absorba dentro de usted a este «otro usted» que posee el nuevo conocimiento. Aunque algunas personas extienden físicamente los brazos e imaginan que abrazan dentro de sí a ese otro ser, la mayoría de veces basta con imaginarse «pinchando» la burbuja.

Si ha realizado correctamente los 6 pasos, le aseguro que llegado el día del juicio usted notará como si ya hubiera vivido esa experiencia y le sorprenderá ver cómo ha progresado en la conducta que deseaba mejorar.

El simulador de juicios en un minuto

Aunque seguir todos los pasos de la técnica anterior no le llevará más de 10 minutos, puede que usted no tenga el tiempo o la paciencia suficientes para realizarla y desee algo más rápido, que pueda aplicar de forma inmediata. A continuación le ofrezco un atajo que le permitirá construir un simulador en un minuto, sin necesidad de prepararse y bajo cualquier circunstancia, por ejemplo de camino al juzgado (yo casi siempre aprovecho este trayecto para hacerlo) o en los pasillos mientras espera a que le llamen

Empiece imaginándose a sí mismo celebrando el juicio. Cuando digo que debe imaginarse me refiero literalmente a eso: debe proyectar su imagen y contemplarse como en una fotografía en movimiento (similar a los cuadros y fotografías que aparecen en las películas de Harry Potter). El secreto radica en que en esa proyección de la mente usted estará comportándose de la manera que desea que salgan las cosas durante su intervención. Es suficiente con una sola imagen nítida donde se vea en una actitud de seguridad, moviendo las manos al hablar, mirando y contestando al juez o desarrollando cualquier acción que tenga un significado de segundad para usted.

Si tiene dificultades para trazar una imagen de estas características, recurra a su memoria y busque algún otro juicio en el que se haya sentido seguro o guarde la sensación de triunfo. Seleccione una imagen de ese juicio (aunque la mayoría de veces le aparecerá de forma espontánea) y obsérvela unos según dos. Mire cuál era su expresión, sus gestos y traslade aquella sensación de seguridad al momento presente. Hacer esto no le llevara más de un minuto y conseguirá transmitir una actitud de dominio y convicción en el juicio.

COMPARTIR
Plataforma virtual que promueve el debate y la discusión de temas político-jurídicos. Director: George Bustamante.