Cinco rasgos de la personalidad de los asesinos en serie.

El diario español ABC, ha compartido los rasgos comunes que, según Elizabeth Yardley (Directora del Centro de Terminología Aplicada en la Universidad de Birmingham), caracterizan a los asesinos en serie. Así, conscientes de la gran cantidad de penalistas que nos siguen, los replicamos aquí para comenzar la discusión.

1. Están obsesionados con el poder

Según afirma Yardley, una de las principales características de los asesinos en serie es que suelen verse fascinados por el poder y siempre quieren tener el control sobre la situación (incluso cuando saben que han sido atrapados). Algunos, como el doctor Harold Shipman, son un ejemplo de ello, pues usaba su posición como medico para manipular y asesinar a sus pacientes. A su vez, este tipo de criminales suelen retener información vital que les dan las personas que les rodean para poder usarla contra ellas en un futuro. «Buscan llamar la atención y hacer valer su retorcido sentido de la autoridad», señala la experta en su estudio.

Lea también: Casos de doble victimización por una errónea concepción de la imparcialidad fiscal.

2. Son manipuladores

En palabras del doctor, los asesinos en serie suelen manipular a las personas que le rodean. Esta actitud, usualmente, la esconden bajo una fachada de vulnerabilidad y la idea falsa de que quieren agradar a todo el mundo. «Es una forma de esconder su personalidad siniestra», explica la experta.

Con todo, es cierto que estos criminales cuentan con una capacidad increíble para hacer que el resto del mundo haga lo que ellos desean. Por descontado, y cuando llega el momento de pagar por sus acciones, intentan exculparse acusando de sus infamias a otro sujetos o a alguna enfermedad mental.

Lea también: Hablamos para que el juez nos escuche, pero ¿escuchamos nosotros al juez?

3. Son egoístas

Uno de los rasgos que hace que los asesinos en serie suelan ser capturados es que son sumamente egoístas y cuentan con un gran ego. Esta característica hace que no puedan dejar de presumir de sus crímenes o, incluso, guarden recuerdos o «trofeos» de ellos para demostrar que los perpetraron. Trevor Hardy (condenado por asesinar a varios adolescentes en la década de los 70) es un claro ejemplo de ello, pues solía jactarse constantemente de haber matado a varias personas delante de su hermano pequeño. Eso hizo que acabase entre rejas.

Lea también: ¿Por qué es más fácil creerle al victimario que a la víctima?

4. Saben usar las emociones de sus víctimas contra ellas

«Los asesinos en serie suelen tener una muy buena comprensión de las emociones de otras personas y se aprovechan de las mismas para usar sus vulnerabilidades o debilidades contra ellas. Usualmente, con el fin de convencerlos para que hagan cosas que nunca harían», señala Yardley. Así pues, algunos criminales como Ted Bundy lograron encandilar a una joven, ganarse su confianza y, finalmente, asesinarla.

Lea también: ¿Pueden cometer delito de secuestro los progenitores respecto de sus hijos menores de edad?

5. Son activos en la comunidad y «buenos vecinos»

Curiosamente, y en contra de lo que puede parecer a primera vista, Yardley afirma que los asesinos en serie suelen comprometerse con la comunidad en la que viven. De hecho, muchos son un pilar esencial de esta. No obstante, y en palabras de la experta, usan dicho rasgo para ganarse la confianza de sus vecinos y, finalmente, atacar. Un criminal así fue Wayne Gacy, un estadounidense que era conocido por tratar de mejorar su barrio y entretener a los niños vestido de payaso pero que, de forma secreta, asesinó a varias adolescentes y enterró en su jardín los restos.

Lea también: ¿Es realmente necesario proponer el interrogatorio de la parte contraria?

COMPARTIR
Plataforma virtual que promueve el debate y la discusión de temas político-jurídicos. Director: Gerge Bustamante.