Casación 1252-2015, Lima Norte: Infracción al debido proceso como consecuencia de la emisión de un fallo «extra petita»

Estamos ante un fallo «extra petita» cuando el órgano jurisdiccional otorga un derecho que no había sido solicitado en la demanda.

0
1112
Sumilla: Se aprecia que, efectivamente, el Ad quem ha emitido un fallo extra petita, al otorgar a la demandada (madre del menor) la tenencia exclusiva del menor hijo de ambos; es decir, se ha pronunciado en forma distinta a lo que ésta había solicitado al absolver la demanda (tenencia compartida), implicando ello una infracción al debido proceso.

Sumilla: Se aprecia que, efectivamente, el Ad quem ha emitido un fallo extra petita, al otorgar a la demandada (madre del menor) la tenencia exclusiva del menor hijo de ambos; es decir, se ha pronunciado en forma distinta a lo que ésta había solicitado al absolver la demanda (tenencia compartida), implicando ello una infracción al debido proceso.


SALA CIVIL TRANSITORIA DE LA CORTE SUPREMA

CASACIÓN 1252-2015, LIMA NORTE

SUMILLA: Se aprecia que, efectivamente, el Ad quem ha emitido un fallo extra petita, al otorgar a la demandada (madre del menor) la tenencia exclusiva del menor hijo de ambos; es decir, se ha pronunciado en forma distinta a lo que ésta había solicitado al absolver la demanda (tenencia compartida), implicando ello una infracción al debido proceso.

BASE NORMATIVA: Artículo 81 del Código de los Niños y Adolescentes. Artículo 396 inciso 1 del Código Procesal Civil.

SÍNTESIS: En el caso de autos se advierte que el demandante interpone demanda contra su esposa, solicitando que se le otorgue la tenencia y custodia del menor hijo que procrearon ambos, señalando como argumentos de su demanda que su menor hijo se encuentra viviendo con él; debido a que la emplazada hizo abandono de hogar, puesto que se involucró sentimentalmente con otra persona, dejando al menor en su poder, motivo por el cual el recurrente se encarga de su cuidado, sin que la madre tenga participación alguna. Que, al existir discrepancia y falta de acuerdo en cuanto a cuál de los padres debe ejercer la tenencia del menor es que interpone la demanda con el fin de que el juzgado determine el mejor derecho de uno de los padres.

Tramitada la demanda según su naturaleza, el Juez de primera instancia, declara infundada la demanda; fijando a favor del demandante un régimen de visitas. Como fundamentos de su decisión sostiene que si bien ambos progenitores no se encuentran incapacitados para ejercer la tenencia del menor; sin embargo, siendo relevante crear seguridad al menor, así como brindarle un hogar en el cual no se le manifieste la negatividad del progenitor ausente, sino por el contrario, coadyuvar al mejoramiento de las relaciones parentales; corresponde cambiar el ambiente del mismo, más aún si del informe social no se advierte que la demanda conviva con su pareja; sumado a ello que la accionada ha señalado en su declaración su deseo de estar con su hijo, estando arrepentida de dicha relación que mantuvo.

Apelada que fuera la decisión, mediante sentencia de vista, se confirmo la impugnada y, además, la integra declarando que la demandada sea quien tenga al menor; en consecuencia, dispone que el demandante entregue al mismo dentro del tercer día de notificado con la sentencia; bajo apercibimiento de ejecución forzada. Como sustento de su decisión manifiesta que en virtud a los informes sociales practicados en las viviendas, así como también por los informes psicológicos practicados en ambos y en el menor, concuerdan con la Juez de la causa en el sentido que las conductas de aquéllos no constituyen una situación de riesgo para el desarrollo integral del menor.

En tal contexto, en aplicación del principio del interés superior del niño invocado, al no existir una situación negativa para que la demandada tenga a su menor hijo, y aún cuando ella no ha formulado reconvención en ese sentido, pero que al contestar la demanda ha expresado dicho interés, lo que ha sido sometido al contradictorio, en aplicación del principio de flexibilización del principio de congruencia en asuntos de derecho de familia, se debe decidió porque la tenencia del menor sea ejercida por la demandada; con el régimen de visitas señalado en la sentencia de primera instancia.

La Sala Civil Transitoria de la Corte Suprema, señala al respecto, que debe indicarse que estaremos ante un fallo extra petita cuando el órgano jurisdiccional otorga un derecho que no había sido solicitado en la demanda. En el presente caso, el padre demandante solicitó en su demanda que se le otorgue la tenencia y custodia de su menor hijo, a fin de ejercerla en forma exclusiva. Luego, efectuado el emplazamiento de ley a la demandada, ésta no reconvino solicitando ser ella quien ejerza la tenencia exclusiva; sin embargo, manifestó que ante la imposibilidad de ponerse de acuerdo con el demandante, se dictara un régimen de tenencia compartida.

Por consiguiente, se aprecia que, efectivamente, el Ad quem ha emitido un fallo extra petita, al otorgar a la demandada la tenencia exclusiva del menor hijo de ambos; es decir, se ha pronunciado en forma distinta a lo que ésta había solicitado al absolver la demanda (tenencia compartida), implicando ello una infracción al debido proceso, lo cual conlleva a la nulidad de la sentencia recurrida.


Fuente: Boletín N° 44-2017 | Unidad de Jurisprudencia – Corte Suprema de Justicia

Casación 1252-2015, Lima Norte: Infracción al debido proceso como consecuencia de la emisión de un fallo «extra petita»