Asumir peligro de fuga por la sola condición de extranjero del imputado es un acto de discriminación
Asumir peligro de fuga por la sola condición de extranjero del imputado es un acto de discriminación.

La Sala Penal Transitoria de la Corte Suprema de Justicia del Perú, el pasado 21 de diciembre de 2015, ha dictado la Sentencia de Casación Nº 631-2015, en la que, en resumen, ha dicho que «Los criterios que el juez debe tener en cuenta para determinar el peligro de fuga están vinculados al arraigo, el mismo que tiene tres dimensiones: 1) la posesión; 2) el arraigo familiar; y 3) el arraigo laboral». Así, la concurrencia de estas circunstancias, desincentivan la fuga del imputado.

Lea también: La prescripción extraordinaria: ¿siempre será igual al máximo de la pena fijada, más la mitad?

La sentencia dice, además, que otro criterio importante del peligro de fuga tiene que ver con la moralidad del imputado, es decir, la carencia de antecedentes penales. La pena es importante para valorar este aspecto, pero si no hay elementos de convicción respecto del peligrosismo procesal no es posible dictar automáticamente una medida de coerción personal de prisión preventiva. Asumir un peligro de fuga por la sola condición de extranjero del imputado importa discriminación por razón de la nacionalidad.

Lea también: La validez constitucional del aborto terapéutico

El sexto fundamento

Uno de los fundamentos más importantes de la sentencia y que tiene que ver con el titular de esta nota, es el sexto. El texto es el siguiente:

«Que es cierto que los alcances del arraigo en el país también pueden valorarse desde los lazos familiares que el imputado mantiene en el exterior, más aún si es extranjero, situación que le permitiría abandonar el país y refugiarse en su localidad de origen cuando advierte riesgo para sí. Sin embargo, esta situación tiene que ser apreciada caso por caso.

Lea también: «DL 1194 convierte un proceso especial en la regla y al proceso común en la excepción».

»Si se tiene en cuenta que prima facie está consolidado el arraigo del imputado, pues vive en el país, tiene estatus de residente, su familia nuclear está con él y su centro de labores es una empresa residenciada en el Perú, sólo podría afirmarse la persistencia del riesgo de fuga si se toma en consideración otros datos que permitan concluir razonablemente que se alejaría de la justicia peruana para evitar su procesamiento, enjuiciamiento y, en su caso, la condena correspondiente.

Lea también: César San Martín analiza exhaustivamente el proceso inmediato (mal llamado proceso de flagrancia).

»Estos factores concurrentes deben ser evaluados con suma atención desde que un acercamiento genérico al problema, asumiendo un peligro de fuga por la sola condición de extranjero del imputado, importaría un acto discriminatorio por razón de la nacionalidad. En efecto, cuando se acredite indubitablemente que un procesado extranjero tiene arraigo en el país, ello permite entender un riesgo menor de peligro de fuga, salvo que conste razonablemente otros datos de ese orden que vislumbren un sólido riesgo fundado de fuga».

Descarga la Sentencia de Casación Nº 631-2015 en PDF haciendo click aquí.