Denuncian a actores por filmar película porno en iglesia y la fiscalía responde que blasfemia no es punible

El sacerdote a cargo, Jan van Noorwegen, que se sometió a una penitencia y roció con agua bendita la iglesia, esperaba que la Fiscalía procesara penalmente a los actores y otros responsables de la producción, lo que no ocurrió.

0
2795
El director de la iglesia, Harrie de Swart, se mostró sorprendido por la decisión fiscal y recordó que los actores y productores tuvieron que escalar una cerca para llegar a la silla confesional situada en el interior de edificio.

Esta peculiar noticia llega desde el sur de Holanda, de Tilbrug para ser exactos. A una compañía productora no se le ocurrió mejor idea que grabar su película pornográfica en la iglesia de Saint Jozef, profanando impíamente su confesionario, entre otros espacios sagrados. La película para adultos fue emitida por el canal de Internet Meiden van Holland (Niñas de Holland). La casa productora fue gestionada por la famosa actriz porno, Kim Holland.

Lea también: Corte Suprema: «Mostrar imágenes pornográficas a menores de 14 a 18 años de edad no es “justiciable penalmente”»

Como era de esperarse, este hecho generó la ira de la curia. El sacerdote a cargo, Jan van Noorwegen, que se sometió a una penitencia y roció con agua bendita la iglesia, esperaba que la Fiscalía procesara penalmente a los actores y otros responsables de la producción, lo que, para fortuna de los sacrílegos protagonistas del filme xxx, no ocurrió.

Lea también: ¿Qué ha dicho el TC sobre el derecho a la intimidad genética?

El sacerdote Jan van Noorwegen rocía con agua bendita el confesionario usado en una de las escenas de la película porno. (Foto: ABC)

La Fiscalía holandesa tomó esa decisión, amparándose en un sencillo pero contundente argumento: “Esto puede que sea pecado a ojos de Dios, pero no es ilícito en este país”. En esa línea,  ante las denuncias formales del sacerdote de la iglesia, la respuesta fiscal fue que “es dañino e irrespetuoso, pero no delito”. “Hemos revisado el libro de leyes y, realmente, no vemos un delito. La blasfemia no es punible“, dictaron.

Lea también: Difusión de material íntimo no consentido se sancionaría hasta con 6 años de prisión

El director de la iglesia, Harrie de Swart, se mostró sorprendido por la decisión fiscal y recordó que los actores y productores tuvieron que escalar una cerca para llegar a la silla confesional situada en el interior del edificio.

Lea también: ¿El derecho a ver porno? A propósito del Proyecto de Ley de Yonhy Lescano

La iglesia todavía podría iniciar un proceso civil, aunque es poco probable, ya que ello significaría que los reflectores sigan sobre hechos muy incómodos para la institución eclesial. El propio De Swart aconsejó a la diócesis pasar página porque “ya ha habido suficiente conmoción con este tema y no condujo a nada”.

Kim Holland, productora
COMPARTIR
Abogada por la Universidad Nacional de San Agustín. Egresada de la maestría de Ciencias Penales en la Universidad de San Martín de Porres y candidata a magíster por la Pontificia Universidad Católica del Perú (Derecho Constitucional).