Una más del profesor y magistrado José Ramón Chaves García. Para quienes visitan nuestra página este nombre es bastante familiar. Y no solo porque siempre compartimos todo lo que este particular juez difunde, sino también porque lo que escribe o diserta lo hace en tono amigable y con muchas dosis de humor.

Lea también: Cosas que debes saber antes de meterte en un juicio.

En esta ocasión les alcanzamos esta particular lista de excusas que los abogados le dicen a su cliente cuando han perdido el caso. Incómodo momento. Como dice el juez Chaves García, en la facultad de derecho debería haber una asignatura de «dimensión sicológica» que permita a los futuros abogados aprender todas las técnicas para persuadir a sus clientes en tres momentos difíciles: antes del juicio para hacerle saber al cliente que debe anticiparle los honorarios; durante el juicio, para explicarle por qué es que el juicio demora tanto, de tal manera que al cliente le quede clarísimo que no es culpa del abogado; y, después del juicio, en el tercer momento, el más difícil de todos, para hacerle saber al cliente que ha perdido el juicio.

Lea también: ¿Es realmente necesario proponer el interrogatorio de la parte contraria?

Aquí les dejamos la curiosa y jocosa lista, pero antes, una breve reflexión del profesor de la Universidad de Florencia, Piero Calamandrei, que cita José Ramón Chaves y que nunca está de más para comprender la injusticia de las sentencias:

Puede ser que, si se hace un cálculo de probabilidades, una mitad de las sentencias sean injustas y que por consiguiente una mitad de los condenados que están en la cárcel sean inocentes; pero, por la misma razón, una mitad de los que han sido absueltos y han quedado en libertad, eran en realidad culpables y deberían estar en la cárcel. No hay que conmoverse por un solo caso singular; hay que considerar el fenómeno del error judicial en los grandes números y entonces se echa de ver que, de acuerdo con la estadística, hay compensación entre los errores de uno y otro sentido. Así, la balanza de la justicia queda en equilibrio, y nosotros los jueces, podemos dormir tranquilos.

25 excusas que le dicen los abogados a su cliente cuando han perdido el juicio

1. No le llamé antes porque tenía el móvil desconectado, pero precisamente iba a llamarle ahora para decirle que el pleito no se ha zanjado conforme a los intereses que patrocinamos y… ¡no hay cobertura! Ehh… uuuu. ¿oiga?… eeeh… (click).

Lea también: Mario Pablo Rodríguez Hurtado destaca los ejemplos de Roxin, Jiménez de Asúa y López Albújar.

2. Decir que “perdimos” no es técnicamente correcto. Es más complejo. Yo se lo explicaría gustosamente si no fuera porque estoy enfrascado con un complejo litigio que no le cuento para no aburrirle.

3. Hay que enfocar este “incidente” en positivo: sabemos que tenemos razón y además no nos han impuesto las costas por temeridad.

4. Realmente no se ha perdido el pleito, solo que el juez no acoge las pretensiones que es muy distinto.

5. El juez no tiene ni idea.

Lea también: Francesco Carnelutti y diez frases que resumen su pensamiento ético-jurídico

6. El juez no ha tenido tiempo de estudiarlo.

7. No quiero decir nada, pero parece que el juez conocía a alguien… En fin, ya se sabe…

8. Debería usted saber que en los procesos contencioso-administrativos el particular sólo vence en un veinte por ciento de los pleitos, o sea que estamos plenamente ajustados a la estadística mayoritaria.

9.Tranquilo, apelaremos.

10.Tranquilo, no ejecutaremos la sentencia.

11. Tranquilo, siempre caben diligencias, incidentes y convolutos. ¿Que qué es eso?, pues lo que procede cuando se dicta el proveído oportuno sin mengua de la adveración de lo evacuado por tal cauce.

Lea también: ¿Cuáles son las trece clasificaciones del delito?

12. Tranquilo, pediremos la nulidad de actuaciones por indefensión y por contravenir el Convenio Europeo de Derechos Humanos así como por infringir la Declaración de Derechos del pueblo Tibetano sobre la capa de ozono.

13. Tranquilo, hay un pleito similar en otro Juzgado y conseguiré la revisión de nuestro caso cuando aquél se falle.

14. Ninguno de mis colegas se explica que hayamos perdido el pleito.

15. Ninguno de los otros jueces, con los que he comentado el fallo judicial, comprende que hayamos perdido el pleito.

16. El abogado de la otra parte me confesó que estaba sorprendido por el fallo judicial a su favor.

Lea también: Diez cosas que debes saber de Claux Roxin y de su teoría del dominio de la voluntad en aparatos organizados de poder.

17. No existe precedente de injusticia igual en los anales de los Tribunales, salvo el caso de Jesucristo y Sócrates, o sea que no está usted en mala compañía.

18. Pediré una aclaración del fallo, porque es tal el disparate que seguro que el juez aprovecha para rectificar tamaño error.

19. Hay que saber ganar y perder.

20. Así es la vida… y así es mi minuta de honorarios.

Lea también: Pensamiento jurídico-penal en Nietzsche: la norma moral como fundamento de la norma penal.

21. Son las reglas del juego. Otras veces ganará usted sin tener la razón.

22. No debe importarnos la sentencia que es un “invento humano” sino la verdad que es divina, y si usted sabe que la tiene pues ya es mucho en los tiempos que corren.

23. Siempre le queda la posibilidad de encadenarse en el Juzgado, y yo mismo le acompañaría para protestar, pero lamento no poder compartir con usted tan fundada queja pues me espera una inaplazable vista ante el Tribunal Supremo.

Lea también: Cinco cosas que debes saber sobre el jurado.

24. Si se mira bien, yo no he equivocado mi línea de defensa, sino más bien diríase me he equivocado de cliente.

25. Si lee usted con detenimiento la sentencia, al final el propio juez dice: “Fallo…”, o sea, que si él mismo lo reconoce… ¿qué voy a añadir yo?.


¿Te animas a poner más excusas?